Simplot y McDonald’s: una unión duradera

En 1967, Ray Kroc (el legendario fundador de la cadena de comidas rápidas más famosa del mundo, McDonald’s) decidió que la compañía Simplot sería la que brindaría todas las papas fritas congeladas a su cadena de restaurantes, que estaba en constante expansión. Con un apretón de manos dio comienzo a una unión comercial duradera y deliciosa que continúa al día de hoy.

Un apretón de manos: el comienzo de una unión comercial legendaria.

Antes de convertirse en socios estratégicos y aliados a nivel mundial, los restaurantes de la cadena McDonald’s usaban papas frescas que cortaban en el lugar. El problema que traía este método es una disminución en la calidad y disponibilidad de las papas fritas durante los meses de verano, porque la papa tipo Russet que utilizaban como materia prima no estaba disponible en temporada estival.

Simplot fue la encargada de solucionar este problema, siendo capaces de suministrar papas Russet congeladas de máxima calidad durante todo el año. Esto revolucionó la manera de preparar y consumir papas fritas en la cadena, y para 1972, todas las papas fritas comercializadas por McDonald’s eran congeladas.

Simplot y McDonald’s comenzaron una revolución en la manera de producir y comercializar papas fritas.

Una vez acordado que Simplot sería proveedora exclusiva de los productos de papa congelados de McDonald’s, comenzó la expansión de las plantas de transformación y tratamiento de las papas, tanto que para 1977 se construyó una nueva planta en Hermiston, Oregón. Para el año 2005, Simplot ya suministraba la mitad de las papas fritas congeladas estilo francés de toda la cadena a nivel mundial. Y esos son sólo algunos de tantos hitos en esta historia de crecimiento y evolución.

Esta relación de respeto y confianza entre las dos compañías continúa hasta nuestros días, entregando valor y comprometiéndose con la calidad y la frescura para que el mundo entero la disfrute.